¿Qué tipos de almacenes existen? ¿Cuál es el que más encaja en mi empresa?

El almacenaje es un elemento clave en cualquier proceso y también en tu negocio. Tus productos merecen ser almacenados en el lugar adecuado y tus clientes no deberían tener que esperar para recibirlos. Existen diferentes tipos de almacén atendiendo a una serie de aspectos básicos de tu negocio. En este post te contamos cuál encaja mejor con tu empresa

Según la mercancía 

Si se tienen en cuenta las características del producto y sus necesidades de conservación habrá que decidir entre almacenes cubiertos o descubiertos y estudiar sus condiciones climatológicas, sus instalaciones, etc. Aquí también interesa la capacidad de almacenaje según el tipo de producto (los metros cuadrados, la disposición de los estantes, el número de cámaras, etc).

Según el grado de automatización

Los almacenes automatizados son aquellos que cuentan con recursos de maquinaria y tecnología capaz de llevar a cabo actividades por su cuenta. Esto reduce la necesidad de mano de obra humana y facilita el proceso de envío. Los que no se encuentran automatizados son los tradicionales que se componen únicamente de estantes de almacenaje.
 

Según logística

  • De tránsito: estos están destinados al almacenaje provisional y son una pieza clave dentro de lo que supone la cadena de suministros. Se ubican entre el centro de distribución y el cliente final al que va destinado. Su nombre se debe a que los productos que llegan no son almacenados a largo plazo, sino que existe una entrada y salida continua.
  • De distribución o suministro: son los encargados de garantizar el stock de determinados productos, generalmente de aquellos con más demanda. Se encuentran estratégicamente situados cerca del cliente final y permiten disminuir los tiempos de entrega. Además, pueden evitar un posible corte de suministro.
  • De producción: se encargan de almacenar todo lo necesario para el proceso de fabricación. Aquí se encuentran, por ejemplo las materias primas, piezas, etc. Se encuentran cerca de las fábricas y aseguran que no se produzcan interrupciones en la producción.
  • De picking: en ellos se lleva a cabo la preparación de pedidos. Están diseñados para un almacenaje ordenado que permita el acceso directo a los productos. En ellos se intenta aprovechar al máximo el tiempo y el espacio.
Para saber cuál es el tipo de almacén con el que debe contar tu empresa es necesario que atiendas a todos estos factores. Para tomar una decisión debes estudiar cada uno de ellos desde los detalles más básicos a los más complejos de tu empresa. ¿Tus productos deben estar almacenados a una temperatura concreta? ¿Necesitas máquinas específicas? responde a todas tus preguntas y hazte con el almacén que tu empresa merece.